martes, 3 de mayo de 2011

1 comentario:

ECHE dijo...

Cuando murió Bin Laden me pregunté cómo era posible encarar la noticia y hacer un chiste siendo, obviamente, respetuoso. Este está muy bueno, Claudio